Cuando lo cotidiano es noticia

Cuando al comienzo de la noche vemos el pequeño barco abandonar el puerto, no pensamos que entra en el mundo para el que fue construido, más allá de la estampa y su estética. En este mundo de ficción en que vive tanta gente, difícil parece explicar que simplemente lleva al marino a la tenebrosa mar a ganarse la vida, y aunque sean conocedores de sus peligros y sus secretos quedaran siempre expuesto a hechos súbitos e inesperados, que es cuando se hablará de ellos. Hay en esto un hermetismo ancestral, del que va al agua sin pensar que se juega la vida y aun pensándolo se arriesga, y se ríe del que queda en tierra sin participar de la tensión del que entra en un mundo hostil. Son valores incuestionables los de la valentía y la fuerza tan necesaria para afrontar la faena, aunque en este mundo predomine lo accesorio y el entender que todo viene dado dentro de la futilidad con que toman la vida tantas personas. Es que los monstruos marinos de antaño se han trasladado a tierra y de verdad confunden.

Tenerife isla intensa. Personas y recursos en los siglos XVI al XVIII

Trata este libro tanto de personas como de los recursos en los siglos XVI al XVIII. Así comienza desentrañando la ascendencia de los Benítez de las Cuevas en el bachiller Belmonte, pero partiendo de la petición que hace al Cabildo de Tenerife don Jacinto Doménech Benítez de Valera, vecino de Santa Cruz de La Palma, que da origen a desentrañar este nudo y que termina en Bartolomé Benítez de las Cuevas, retratado en la portada cuando fue capitán de los Tercios de Flandes y que da lugar al capítulo titulado “El enigma de un cuadro”. Continúa la obra tratando las aguas de Tenerife en sus fuentes documentales, así las de Los Realejos, Garachico, La Laguna, y Santa Úrsula a la Hacienda de San Clemente. Luego expongo un escrito firmado en 1820 por la corporación municipal de La Laguna sobre su mejor derecho a la capitalidad. Para seguir con los papeles del vínculo de Juan de Vera y Zarza, Gonzalo Machado y la fundación del colegio de los Jesuitas, el papel de las Canarias en general y de Tenerife en particular en el tráfico de mercancías entre las islas y América: Filadelfia, Veracruz, Campeche, La Guaira y La Habana para terminar con la enumeración de las mercaderías objeto del tráfico marítimo ejercido por los canarios, en competencia con las casas extranjeras y los comerciantes de Cádiz. Materia en la que sigo trabajando.