El jardín alegórico y la belleza.

Detalle de la fuente de Versalles

Todo no está en la proporción Áurea y su efecto en las edificaciones clásicas, pues hay algo que escapa y es a la luz del Renacimiento, de quienes somos hijos. Es decir, de una reinterpretación de la Antigüedad Clásica a través de “Los Jardines del sueño de Polifilo”.

“El tiempo regresa” fue la divisa de Lorenzo el Magnífico. En Bomarzo, los números sagrados: uno, dos, tres, conducen a la contemplación de los grados de la luz, donde de la luz negra del espíritu avanza hacia la luz blanca para intentar comprender la luz no creada. Ello se representó en los jardines, a una avenida bordeadas de estatuas que simbolizan los números y conducen a una construcción triple: la boca infernal que induce el negro primordial; un astrolabio que marca el blanco cósmico y una fortaleza que es la Ciudad de Dios, en quien la luz tiene su fuente, siguiendo el evangelio de Juan: “en el principio era el verbo, en él estaba la vida y la vida era la luz”.

Ello, así configurado en el Bosque sagrado del duque de Bomarzo, Vicino Orsini. Ya había sido recogido por el emperador Adriano, en su descanso de Tívoli: “el descenso al reino de las sombras, se hace necesario para volver a las delicias del canopus y a la plena luz del día”.

Ese mundo lo llevó a Francia Francisco I y luego Luis XIV, y de Fontainebleau a Versalles, que rememora las alegorías de Francesco Colonna.

Luis XIV dio instrucciones precisas de cómo debía mostrarse Versalles: comenzando por las esfinges coronadas, a la entrada del parterre del Mediodía, esfinges cabalgadas por amores, para detener al visitante y hacerle reflexionar sobre el enigma de la vida que le mostró el cardenal Mazarino, que disponía de un ejemplar de los Jardines del Sueño,  a través de su sobrina, gran amor del Rey Sol. Ese paseo termina, para abreviar, ante el estanque de Neptuno.

Así, que allí y aquí, en forma de alegoría es como se ha de contemplar la monumentalidad clásica, porque forma parte de la sabiduría divina que los antiguos conectan con nosotros en la emoción por la belleza y la proporción, para que el espíritu amplíe sus horizontes y escape de esta cotidianidad sombría.

(Reflexión sobre los Jardines del Sueño de Kretzulesco-Quaranta).

Entre desfavorecidos e inmaduros. Por qué todo va como va.

time-out-of-mind-richard-gere

Emplea Pascal Bruckner una metáfora de Richard Matheson, en la tentación de la inocencia, donde cuenta que un joven mientras toma el sol apaciblemente, es sorprendido por una cortina de lluvia que vivifica su piel. A partir de ahí comienza de forma continua a perder consistencia, a menguar de forma inexplicable. Su joven esposa a la que supera en estatura es ahora mucho más alta que él. Así va transcurriendo en días sucesivos su hacerse nadie, por lo que después de ser atacado por su gato, del que escapa milagrosamente, acabó escondido en la buhardilla, vigilando no ser atacado por una inmensa araña.

Todo esto que parece fantasía, es lo que nos está sucediendo al quedar el mundo cada vez más pequeño, con los vuelos transoceánicos surcando continuamente el cielo y comunicándose con Australia o Filipinas y con carácter inmediato a través del móvil y ordenador hace las distancia de las regiones y continentes sean cada vez más insignificantes.

Lo más sorprendente de todo es que eso no nos hace más libres, sino que de forma súbita, y acuciados por el control desmedido que ejerce el Estado sobre nosotros, el individuo se ha visto en la necesidad de escapar del agobio de una culpa de la que en realidad no es responsable, sino el sistema que nos tiene a todos acongojados con exigencias económicas que van más allá de lo razonable. De manera que las parejas no quieren tener hijos, y los jóvenes no quieren tener padres. La mayoría quiere libertad sin cargas ni contrariedades, y la precariedad de los trabajos y sueldos hace que los políticos presionen más sobre los gobernados que para escapar han decidido proclamar su inocencia, por medio de cualquiera de la fórmula del infantilismo o considerarse víctimas injustamente tratadas. De ahí surge la inmadura perpetuo que no renuncia a nada. Y la víctima que reclama compensación y consuelo, aunque tenga de todo.

Por si fuera poco, la izquierda histórica enarbola la bandera de estos pseudo desfavorecidos, para pasar de antiguos explotados en nuevos explotadores, como se ve en el chalet de Pablo Iglesias y el control de la TV pública, importándole un comino los verdaderos desheredados, que a lo único que aspiran es a ser hombres o mujeres como los demás.