La familia Lercaro Justiniani a través de sus pleitos y documentos.

Acaba de publicarse este nuevo libro desvelando datos sobre esta enigmática familia de origen genovés, fruto de la unión de los hombres de leyes Justiniani con los Lercaros, dedicados el negocio al por mayor de productos de alta gama, que va desde el damasco genovés, botonaduras, guantes y pelucas. Siendo pioneros en el comercio norteamericano. Asimismo se habla de la fundación de Tejina por medio de Juan Perdomo, de origen normando.

José-Luis Machado
ISBN-10: 1720525323
BISAC: History / Social History

Familias de origen genovés, se establecieron en Canarias a mediados del siglo XVI. Son primero los Justiniani para acabar fusionados con los Lercaro, en el entramado de relaciones comerciales mayoristas de importación de tejidos de damasco, ropas, botonaduras, pelucas y accesorios, incluso mármoles y losetas para pavimentos, desde Génova; para también exportar azúcar, vinos, malvasías y aguardientes al continente, Inglaterra, Estados Unidos y América Hispana. Sostuvieron dilatados pleitos entre sí y por constituir una hacienda importante en Tejina, al amparo de sus relaciones familiares con los descendientes de Juan Perdomo el Mayor, fundador de dicha localidad. Entrelazaron con los Ponte, también genoveses, y mantuvieron una estrecha relación con la República de Génova en la búsqueda del reconocimiento social. La documentación que sale a la luz ha permanecido inédita hasta el momento.

PABLO IGLESIAS Y EL MURO.

2012-08-16-06-44-01

Para Carlos Marx la apropiación del trabajo ajeno por medio del salario es lo que llamamos explotación, pero en la dinámica actual de la Unión Europea esta dinámica capitalista que en aquel tiempo ostentaba su liderazgo la gran industria, hoy es asumida por las entidades financieras, de las que Alemania se ha constituido en gran patrón al controlar al Banco Central Europeo. Tal es así que un marco alemán pasó por esta fórmula de equivalencia a valer un euro.

De esta manera, el sistema financiero aglutina como gran centro de toma de decisiones a todas las demás, incluso las políticas, como no dejamos de ver en las Bolsas y en los Parlamentos.

Todo este movimiento se ha visto alterado con la aparición de nuevos sistemas de producción, que sin duda quiere controlar la gran banca, para apropiarse de sus beneficios, es decir, del trabajo ajeno, y viene configurado por la informática y la robótica, su brazo mecánico, sustentado en los llamados bienes inmateriales intangibles como nuevas formas de propiedad. Pero además están las deudas generadas por el consumo, que se han convertido en un virus que atrapan no solo a las familias sino a la inteligencia, porque constituyen un eficaz mecanismo de apropiación de voluntades por las personas quedan esclavas de sus acreedores.

Todos vemos cómo nos ofrecen continuamente dinero, sin darnos cuenta que, solo seremos libres en la medida que no debamos a nadie.

En esa trampa han caído Pablo Iglesias e Irene Montero, porque con la firma de esta hipoteca para comprar un chalet esta despiadada Banca los tienen atrapados en su tela de araña, préstamo que el acreedor puede ejecutar, vender, permutar y modificar a su antojo, porque la Ley se lo permite a través de mecanismos de normas privilegiadas, contra las que en consumidor no tiene otra alternativa que pleitear largo y costosamente. Lo que constituye un nuevo y hegemónico mecanismo de apropiación del trabajo ajeno.

Ellos se han pasado del mundo de los libres, de los pobres libres, al mundo de los opresores al que han entregado su libertad, dejando de representar legítimamente a su electorado, que demanda al Estado su ayuda para salir de la angustia de las carencias cotidianas que tan injustamente ha producido esta crisis económica de la que todavía no se ha salido ni hay voluntad política de hacerlo.

Imagen: Galería a cielo abierto en Berlín.