Conferencia en la Cátedra Leopoldo Panero. De la Universidad de La Laguna.

Invitación Cátedra Leopoldo Panero

Sin duda, el mito de los Panero y su relación con la literatura, y más concretamente la poesía y el pensamiento sigue vigente, rondando en este caso por las calles de La Laguna, donde mañana a las 20 horas se hará visible en el Convento de Santo Domingo, en la Sala de Cristal. Metáfora de transparencia que pretenderá una vez más desvelar lo que ha permanecido oculto, porque la voz no solo descubre, sino también introduce en el laberinto de la consciencia humana. Los padres Panero-Blanc y los tres hijos: Juan Luis, Leopoldo María, y Michi no pueden decir nada más. La madeja de su voz atrapada por la telaraña de la muerte, da paso a la expresión escrita, un hilo que permite destejer su pensamiento, y en este caso el de Juan Luis, conversador nato, oyente de grandes figuras de la literatura hispana, portador de la misma sensibilidad literaria para indagar, pero no desde la introspección auto destructiva, sino desde un carácter más ajustado al raciocinio, que eligió el hermoso pueblo de Torroella de Montgrí para estar cerca del anchuroso mar de Homero, arropado por lo permanente. Los Paneros no se comprenden sin entrañables y especiales mujeres: Felicidad, Carmina, Evelyn de Lezcano, Paula Molina o Amparo Suárez-Bárcenas… Luego sus sobrinas Rosario y María Luisa Alonso Panero, con su entrega y dedicación al legado familiar, la Cátedra Leopoldo Panero en su doble eje de Astorgas y La Laguna.

 

El discurso del nacionalismo catalán.

Poblet

Por lo que estamos viendo en Cataluña, «el nacionalismo se ha convertido en un estado mental», donde predomina el sentimiento y la sustitución de la pasión personal como búsqueda de la felicidad, por un enamoramiento colectivo, cuya finalidad es alcanzar el paraíso de la declaración de la República de Cataluña. Esta idea fue analizada por Isaiah Berlín en su obra Contra la Corriente, que enfoca el nacionalismo como «una doctrina consciente, a la vez que producto, articulación y síntesis de estados de consciencia… como fuerza y arma». En este proceso nadie es inocente ni queda sin contaminar. No hay más que ir a la configuración de las trece colonias americanas que declararon la guerra a la Gran Bretaña, y cincuenta años después de la independencia se habían articulado como nación, a través de un proceso prefigurado de implantación de lemas, filosofías y teorías económicas y políticas, como si hubiera existido de siempre. Solo que EEUU tenía todo un continente para expandirse y consolidarse y Cataluña no.

En el caso catalán, la utilización de la ideología, del adoctrinamiento, empequeñece al sentir catalán que es expansionista por su propia idiosincrasia, avanzar a los confines del mundo para implantar lo que sé hacer y traer riqueza y prosperidad. Todo ello ha quedado empobrecido por los delirios de unos gobernantes pequeños, y algunos incluso cleptómanos, que han implantado en el sistema educativo catalán, –siguiendo a Berlin– «la convicción de que los hombres pertenecen a un grupo humano particular que difiere de otros; que el carácter de los individuos que componen el grupo es formado por el grupo mismo, y no puede ser comprendido sin él, definido en términos de territorio común, costumbres, leyes, memorias, creencias, lenguaje, expresión artística y religiosa, instituciones sociales, formas de vida… equivale a un patrón de vida, y articulan imágenes u otra forma de expresión humana».

Solo que los europeos hemos superado estas ideas que resultan grotescas y tribales, y encaminadas al propio beneficio y de una clase política desnortada, con un discurso de confrontación permanente que cansa hasta la saciedad y produce antipatía y rechazo.

(Foto: Monasterio de Poblet).

Buscadores de sueños del Océano Atlántico y la España de ultramar.

Buscadores de sueños del Océano Atlántico y la España de ultramar

Authored by José-Luis Machado.
604 pág.

Esta obra trata de las vicisitudes de marinos y pobladores en la gesta de la configuración de la sociedad americana, bien Bernardo de Gálvez en la Luisiana, como Jiménez de Quesada en la entrada del río Magdalena colombiano. Así como Esteban de Arriaga levantando el bloqueo del puerto de la Habana en el Conde de Venadito, o la venida de los Renshaw desde Filadelfia al Puerto de la Cruz, o la implantación de la familia Beautell, entre otras, como los Arozenas y sus astilleros de Santa Cruz de La Palma . Trata la cultura de lo permanente a los dos lados del Océano Atlántico, el proceloso mar que tanto une como separa este patrimonio común hispano, italo, portugués que constituye la lengua, la cultura y las costumbres familiares, unidas al empuje comercial de flamencos, franceses, irlandeses y británicos.

 

 

Permanencia de los malos usos en Cataluña y el hartazgo del poder político.

Dante Gabriel Rossetti Lucrecia d´Alagno.jpg

Alfonso V de Aragón, llamado el Magnánimo, nació en Medina del Campo en 1396. Fue rey de Aragón, de Valencia, de Mallorca y de Sicilia y Cerdeña, conde de Barcelona como Alfons IV. Rey de Nápoles desde 1458, a donde trasladó la capital de los reinos. Había contraído matrimonio el 12 de junio de 1415 en la catedral de Valencia con su prima la infanta María, hija de Enrique III de Castilla y de Catalina de Lancáster.

Tuvo un fuerte enfrentamiento en Cataluña, cuando en las Cortes de 1419 se enfrentó a la liga de barones que presionaba al rey para que cambiara su política en el nombramiento de miembros de la nobleza castellana en los cargos de su gobierno, lo cual hizo el monarca reorganizando la Casa Real, pero sin conseguir que la nobleza catalana, unida a los consejos de las villas y ciudades modificaran su posición reivindicativa.

El rey quedó tan harto de las incesantes pretensiones, que optó por irse, trasladando la corte a Nápoles, donde fijó la capital del reino. Hizo de Nápoles una capital mediterránea de primer orden, edificando edificios suntuosos, y famosa fue su biblioteca. Su presencia y acción de gobierno fue de las más reconocidas en su tiempo, y contribuyó a hacer de Nápoles un enclave importante para las bellas artes y las letras, al convertirse en una corte humanista de primera magnitud. Sus ausencias de Barcelona, la han considerado algunos autores la causa de las crisis económica e institucionales de Cataluña durante la primera mitad del siglo XV, como estudia el profesor N. Salvador Miguel y otros autores. Fue allí donde en 1448 dicta una real provisión por la que permitía a los payeses organizarse en un sindicato para aunar esfuerzos, con la finalidad de acabar con los malos usos que afectan a los payeses de remensa –pagès de remença– y que se pueden concretar en los siguientes:

La arsia o arçia: por la que el campesino es responsable de su terrazgo, de manera que si se produce un incendio o menoscabo debía compensar al señor feudal restituyendo el valor del daño ocasionado.

La intestia: por el que, si un payés moría sin otorgar testamento, el señor tenía derecho a quedarse con parte de su patrimonio.

La exorchia, similar a la mañería, en que si el pagès moría sin descendencia, el señor podía apropiarse de cuatro de la quinta parte de los bienes del payés.

La cugucia, por la que cuando la mujer del remença era acusada de adulterio, si el pagès de remença no lo sabía, el señor feudal se repartía con él los bienes de su mujer; pero si el marido la hubiera incitado a ello, se aplicaba la cugucia que conducía al embargo por el señor de toda la dote de la mujer adúltera.

La remença, que consistía en el pago que tenía que hacer un siervo para recuperar la libertad de movimiento, y poder salir del fundo enfitéutico que lo ataba a su señor, y del cual vivía él y su familia.

La necesidad de la firma de la spolii, por la que el pago de la boda de la doncella necesitaba el permiso del señor. Pues el remença necesitaba el permiso para casar a sus hijas, debiendo pagar un tributo en una ceremonia, descrita en la sentencia arbitral de Guadalupe de 1486 por la que: en la noche de bodas, la doncella será echada en la cama y el señor pasará por encima de aquella. Figura típica del feudalismo más cerrado. Nada que ver con los actos y abusos criminales o malfetrías.

Todo ello dio lugar a la rebelión de los payeses de remença contra sus señores, que sucedió entre 1440, y que, a pesar de que Juan II de Aragón dictó la sentencia interlocutoria en 1455, se prolonga hasta 1486, año en el que el rey Fernando el Católico de Aragón derogó los malos usos a través de la conocida sentencia arbitral de Guadalupe.

(Imagen: Dante Gabriel Rossetti: Lucrecia d´Alagno, amante del rey Alfonso V).