La agitación y la deslealtad como estrategia.

Despedida de Primo de Rivera (2)

Hemos visto en la manifestación del sábado en Barcelona, convocada como homenaje a las víctimas del terrible atentado, cómo radicales anti-sistema quisieron convertirla en plataforma contra el orden vigente. Sin duda forma parte de un plan preconcebido, con financiación interesada en desestabilizar Cataluña y España, de enfrentar a los españoles una vez más, para que unos cuantos, los de siempre, se sigan llenando los bolsillos: “oye tú, que también soy nacionalista” -le dice, y el tonto se lo cree. Unos son sucesores de los que despidieron al general Primo de Rivera de la estación de Sanz cuando lo convencieron que diera el golpe de Estado desde su privilegiada posición de capitán general de Cataluña. Los otros siguen haciendo el trabajo sucio, perdiendo la voz a grito pelado y llevando pesadas banderolas que tienen que devolver, mientras sus señoritos los contemplan desde sus frescas mansiones de la Costa Brava.

 

La clase media en España y su futuro.

portrait-in-an-interior-le-nain-brothers

En España, la clase media es determinante para medir el bienestar general y el desarrollo de las familias. Y a la clase media pertenece todo aquel que si se queda sin ingreso arrastra consigo a los suyos y dependientes a un estado de necesidad, de frustración y carencias, es decir, a la pobreza. La crisis económicas que llevó a un empobrecimiento generalizado, dejó que se fuera esta clase media al garete, y con una falta de inteligencia política sin igual, se les gravó con impuestos hasta entonces desconocidos. No se inyectó ayudas a los empresarios, profesionales y autónomos para que pudieran hacer frente y devolver sus préstamos; sino se les dejó a la deriva y se ayudó a los intermediarios, es decir, las entidades financieras, que han salido adelante con la ayuda de apretar el cinturón a los más vulnerables. ¿Sí sus descubiertos fueron atendidos por el FROB qué sentido tiene ejecutar préstamos que precisamente han cubierto los impuestos? ¿Porqué venden sus carteras de morosos? Pero no es así, surge la banalidad, la gente entretenida en centros comerciales que han acabado con el comercio de proximidad. La sanidad privada compitiendo con la pública, más efectiva, peor remunerada. Las pensiones por los suelos, las camareras de pisos rompiéndose el lomo mientras las cadenas hoteleras rebosan de ocupación.

Sí esto sigue así, ante la generalizada pasividad de la clase política, que son precisamente clase media, el daño estructural será irreversible y nos habremos cargado nuestro bienestar y la gallina de los huevos de oro.

(Los hermanos Le Nain. Interior).

Pablo Iglesia o la vaciedad del que solo sabe romper.

pablo 3 (3)

Sus apariciones parecen espontáneas, preparadas desde una teatralización buscada. Frases cortas, eslóganes, camisa de tonos azules, las mangas remangadas tipo falangista, aun en el mes de agosto no usa las cortas, que dejan ver los bíceps, los músculos cuando se tienen, que no es el caso. El músculo hay que tenerlo donde se usa mejor, pantalones vaqueros, de talle bajo, abriendo un tanto las piernas, como Wayne cuando bajaba trincado del caballo después de una galopada, sus brazos se separan del cuerpo a medida que se acerca al micrófono, es el ave cuando se esponja y engorda para hacer crecer su presencia, para parecer más. Su entrecejo ceñudo, casi malhumorado, habla con moderación de romper las leyes, al modo de una Asamblea Constituyente que nos hará a todos más felices… Suenan los claros clarines del más rancio estilo bolchevique. Quien tendría que rendir cuentas de financiación la exige a los demás… Maduro ríe a lo lejos, el sabrá por qué.