¿De dónde viene febrero?

villa-romana-de-puenta-genil

Cuenta la tradición que en tiempos de Rómulo, las jóvenes romanas dejaron de tener hijos, y preocupados por remediar esta esterilidad sobrevenida, consultaron al oráculo de Juno, que habitaba en el bosque de Esquilo y, que sin venir a cuento, quizás molesta por tener que contestar una pregunta para la que no tenía respuesta, dijo: madres del Lacio, que os fecunde un velludo macho cabrío.

De ahí viene que con cueros de un macho cabrío sacrificado para la ocasión, se trenzase un látigo, llamado februa, con el que atléticos jóvenes desnudos, con la cara manchada del rojo de la sangre, imitaban a lobos hambrientos o lupercus, y corrían por el Palatino invitando a las jóvenes a ser madres. Estos jóvenes representaban al dios Pan, una divinidad fecundadora, nieto del lobo Licaón, de donde toma en nombre estas fiestas de Lupercales. Esto ya venía de atrás, pues los sabinos, sobre el 15 de febrero, celebraban el surgimiento de los primeros brotes de los frutales, con una fiesta que llamaban februas, por medio de la utilización del febrium o correa para gastar bromas, que quedó en la memoria cuando se fundó Roma, y que designaba el último mes del año, en que tenían lugar, y que algo tiene que ver con el carnaval.

(Mosaico romano en villa de Puente Genil).

Un pensamiento en “¿De dónde viene febrero?

  1. Me gusta saber q he nacido en el mes de esa puesta en escena:” jóvenes romanos corriendo con desenfreno por el Palatino en busca de jóvenes deseosas de ser madres”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s