HALLOWEEN O LA PERCEPCIÓN DE LA PROPIA SOMBRA

sombras2

El vocablo Halloween proviene de all hallows’ eve, o víspera de todos los santos, y se celebra en el orbe cristiano el 31 de octubre, sobre todo en Estados Unidos, Canadá, Irlanda y Reino Unido, extendiéndose a otros países europeos y americanos como fiesta y meditada operación de mercado, sin embargo, no tiene trascendencia en Australia o Nueva Zelanda. Su origen tiene que ver con la finalización del verano celta o samhain, y antecede en un día a la festividad de todos los santos, 1 de noviembre, donde los católicos visitan los cementerios y adornan con flores las tumbas para recordar sus seres queridos.

Este tema tiene más carga de profundidad de la que a primera vista parece, ya que todo proceso cultural requiere definir no solo el bien del mal, sino el mal dentro de lo que es el mal individual, llamado comúnmente la sombra, y el mal colectivo o maldad. Así que si a los niños no solo no les da ya miedo el hombre del saco, sino se familiarizan con los muertos vivientes y otras atrocidades en su devenir cotidiano, en realidad lo que se está haciendo es que no tengan referentes para distinguir el bien del mal, es decir, relativizan la maldad o aspectos negativos de su carácter con la representación escénica que se juzgan por otros parámetros como el disfraz o la representación. Es decir: «¡Qué bien haces de malo!» Y por lo tanto su maldad individual o sombra no es tan mala como saben tanto ellos como sus padres y compañeros que lo es.

Y como no hay nada que no tenga su explicación, me gustaría conocer por qué se hace toda una celebración de la maldad colectiva en su representación de descomposición de la carne y de la figura humana, como algo divertido y de emulación, a ver quién lo hace mejor.

Al principio el Hallowen se asoció a los colores naranja, negro y morado y estuvo fuertemente ligado a símbolos como las calabazas iluminadas interiormente y las casas embrujadas, donde suceden fenómenos paranormales, ya que la habitan espíritus fantasmales, de naturaleza violenta e inexplicable por la física, y producidos por entidades de energía, que no se puede medir y que tienen que ver con almas en pena, remordimientos que arrastran las injusticias, las muertes violentas y la crueldad o el suicidio atroz. Esto daba lugar al deterioro de la edificación, porque la sociedad rechazaba estos lugares donde se habían convertido perversidades y el abandono, la maleza y los animales reptantes ocupaban sus habitaciones frías y desiertas. Al contrario de hoy en día que tienden a convertirse en atracciones.

Se dirigían el Hallowen a los niños, donde salían por las aldeas y urbanizaciones, disfrazados, a la caída del sol, acompañados de personas mayores los niños más pequeños, con ingeniosos vestidos y maquillajes a pedir dulces y golosinas, cantando. También se les contaban historias de miedos, con bromas y sorpresas. Los mayores solían acudir después a fiestas nocturnas y ahí terminaba la festividad.

Pero hoy en día se ha pasado a otra dimensión, y empleando un ejemplo: si una niña se ha aficionado a ver las películas de Freddy, el de las manos con cuchillas y le surge el dilema entre considerar que este personaje es realmente malo, o que son otros, por su actitud previa, lo que lo hacen y convierten en malo. Así que su maldad no sería tal, sino el justo castigo de la víctima que es la mala. Y puede equivocadamente pensar que si la pobre niña se portase bien con Freddy, quizás a ella no me haría eso… Asimismo, es evidente que un zombi, no es precisamente un ejemplo de bondad, y a través de estas permisivas modas, pudieran muchos niños considerar que esto no es así, o no lo es del todo.

Es que el dilema del bien y el mal se ha convertido en parte de lo mismo, se diluyen las fronteras del bien y el mal que son importantes distinguir en cualquier sociedad culta y responsable, y en cuyas premisas y definiciones han de existir conceptos claros y contundentes.

Se dirá que esto es una tontería, que es sacar las cosas de quicio… pero no está de más oír la opinión de voz experta, pues en temas de mercado «nunca se da puntada sin hilo». Y hay propósitos que tantas veces se nos escapan y requieren una explicación que como en un mito griego digan con claridad por qué son mejores así.

Un pensamiento en “HALLOWEEN O LA PERCEPCIÓN DE LA PROPIA SOMBRA

  1. Pingback: HALLOWEEN O LA PERCEPCIÓN DE LA PROPIA SOMBRA | Joseluismachadocarilla Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s