Heracles, o el enigma del nacimiento del héroe que visitó el jardín de las Hespérides

Heracles entrega a Atlas las manzanas de las Herpérides en presencia de Atenea. Olimpia_templo de Zeus

Perseo, rey de Micenas, tuvo un hijo llamado Electrión que heredó el trono y había casado con Anaxo en la que tuvo descendencia. Electrión marchó en expedición de castigo contra los tafios y telebeos que se habían confabulado para robarle su ganado, liderados por un tal Pterelao, que también pretendía el trono de Micenas.

Para que Micenas no quedara desprotegida nombró regente a su sobrino Anfitrión, rey de Trecén al que le dijo: «si gobiernas bien, cuando yo vuelva victorioso te casarás con mi hija Alcmena».

Anfitrión se enteró que el ganado robado estaba en poder del rey de Élide y le pagó un gran rescate para recuperarlo y pidió a Electrión que viniera con él para que dijera si eran efectivamente sus vacas. Lo cual contrarió a Electrión pues sabía que Anfitrión le pediría que le restituyera el dinero gastado en el rescate, por lo que le preguntó: «qué derecho tenían los habitantes de Élide a vender propiedad robada y por qué había tolerado un fraude».

Anfitrión se llevó un gran disgusto porque considero ingrata la actitud de Electrión, dado que él había evitado una guerra, y arrojó con furia un garrote a una de las vacas que se había salido del rebaño, pero el garrote rebotó en los cuernos del animal y mató a Electrión que permanecía a su lado, como lo pudo matar a él el accidente fortuito.

Ello dio lugar a que Anfitrión fuera desterrado de Argólide por su tío Esténelo que aprovechó la confusión para hacerse con el poder tanto en Micenas como en Tirinto y encargó el gobierno de la región, con Midea como capital, a Atreo y Tieste, hijos de Pélope.

Esa fue la causa que Anfitrión se refugiara en Tebas acompañado de Alcmena, donde gobernaba el rey Creonte, que quiso que las aguas volviera a su cauce y se encargó que purificaran a Anfitrión por el mal causado con su acción. En el mismo sentido también ofreció por esposa a su hermana Perímede, para que contrajera matrimonio con LIcimio, el único hijo varón que había sobrevivido al infortunado Electrión, bastardo nacido en una frígia llamada Midea.

Sucedió que Alcmena no quiso yacer con Anfitrión hasta que no hubiera vengado la muerte de de sus ocho hermanos, y éste no tuvo más remedio que con la ayuda de Creonte que le dio permiso para reclutar un ejército beocio y con la condición de que antes de la partida librase a Tebas de la zorra teumesia, que ocasionaba grandes daños en las cosechas, lo que llevó a cabo con prontitud al pedir al ateniense Céfalo que le prestase al sabueso Lelaps. Así pudo partir a la guerra de venganza con contingentes atenienses, focenses, argivos y locrios. Y Anfitrión logró vencer a los telebeos y tafios y para pagar la ayuda recibida donó sus islas a sus aliados entre los que se encontraba su tío Heleos.

Fue en ese momento cuando Zeus, aprovechó la campaña de Anfitrión para tomar la figura de Anfitrión y se presentó ante Alcmena con la apariencia de la figura de él, diciéndole que la había vengando al matar a los asesinos de sus hermanos, puesto que como dios que era sabía que esa misma mañana Anfitrión había ganado en la lucha de este modo logró que Alcmena yaciera con el dios toda la noche, a la que Zeus para disfrutar más de sus encantos naturales le dio la duración de tres noches, pues Hermes, por orden de Zeus indicó a Helio que apagase los fuegos solares y a las Horas que desunciesen su tiro y quedasen quietas en casa, porque engendrar a un paladín tan grande como se proponía no se podía llevar a cabo con prisas. Helio le obedeció porque no tuvo otro remedio, aunque expresó alguna protesta por lo bajo, pues pensaba que el día debía ser día y la noche noche, y esa transgresión del orden natural es la que había causado que el omnipotente dios hubiera abandonado a su esposa para irse a Tebas por lo que consideraba una simple aventura amorosa. También Hermes ordenó a la luna que frenara el discurrir de su órbita y al sueño que amodorrase a la humanidad, para que nadie se percatase de lo que allí sucedía.

Alcmena escuchaba complacida cómo le narraba la aplastante derrota infligida a Pterelao en Ecalia, y holgó con satisfacción con el que creía su marido durante un coito que duró treinta y seis horas.

Al día siguiente, cuando Alfitrión volvió, lleno de entusiasmo por la victoria y con la pasión que sentía por su esposa, notó que Alcmena no lo recibía en su lecho con el entusiasmo que él esperaba, y quedó estupefacto cuando ella le dijo: «anoche no cerramos los ojos, así que tómalo con calma pues me es suficiente con escuchar una sola vez el relato de tan grandes hazañas». Anfitrión no relacionó estas palabras y extrañado por la actitud de su esposa consultó con el adivino Tiresias, quien le dijo que Zeus lo había coronado de cornudo, y en adelante no se atrevió a volver a Alcmena por el despecho que sentía y también por no provocar celos divinos.

Nueve meses después se comentó en el Olimpo que Zeus se jactó, en un descuido de su fuerte carácter, que había engendrado un hijo que estaba a punto de nacer, y que pondría por nombre Heracles, que significa «gloria de Hera», y al que destinaba gobernar la noble casa de Perseo, pero Hera se enteró y se sintió despachada,

Pero Hera, despechada, le hizo prometer que si en la casa de Perseo nacía algún príncipe antes del anochecer sería el rey sucesor. A lo que Zeus, le dio juramento porque consideró que era imposible. Pero Hera se acercó a Micenas y adelantó los dolores de parto de Nícipe, esposa del rey Esténelo. Y luego marchó a Tebas para sentarse con las piernas cruzadas ante la estancia de Alcmena donde comenzaba los dolores del parto, y con las ropas atadas en nudos y los dedos fuertemente cruzados y entrelazados, logró demorar el nacimiento de Heracles, hasta que Euristeo, hijo del rey Esténelo nació sietemesino y estuvo en su cuna.

Así, cuando por fin nació Heracles, con una hora de retraso, también por motivo de su fuerte constitución, se encontró con que tenía un hermano mellizo que llamaron Ificles, hijo de Anfritrión y que dio lugar a una discusión sobre cuál de los dos era el mayor.

Cuando Hera volvió al Olimpo se jactó con orgullo de conseguir mantener a Ilitía, diosa del parto, alejada de la puerta de Alcmena, lo que provocó la ira de Zeus que con rabia asió a su hija mayor Ate, que con engaño lo entretuvo para impedirle ver el engaño de Hera, y le juró que nunca más volvería a vivir en el Olimpo y la hizo girar alrededor de su cabeza sujetándola por su cabellera dorada, con la que la impulsó para lanzarla a la tierra, y no pudiendo contravenir su juramento, convenció a Hera para que accediera a que después de realizar los doce encargos que le señalara Euristeo, su hijo pudiese ser premiado con la inmortalidad de un dios.

El trabajo once fue apoderarse de las manzanas de oro que habían en el Jardín de las Hespérides, cuya custodia encargadas por Heras a las ninfas, lo sustituyó por un fiero dragón, que una isla situada en el extremo de Occidente, de donde se encontraba el titán Atlás, sosteniendo sobre sus espaldas el peso de los cielos, que le indicó en cuál de las islas encontrar el fabuloso Jardín de las Hespérides, y mientras Heracles le sostenía el cielo, Atlas logró matar Ladón, el dragón guardián del recinto, que al tocar su sangre la tierra brotaron dragos que perpetuarían su memoria con sus ramas retorcidas que emergen del grueso tronco. Atlás dijo que llevaría personalmente las manzanas a Euristeo, pero Heracles lo engañó pidiéndole que por un momento volviera a sostener el cielo en lo que él se colocaba su capa sobre los hombros. Y pudo escapar del titán con sus manzanas, cumpliendo su encargo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s